Es para el mundo, que lo mira por TV…


Horror. Mucho horror. E impotencia. Hoy son cien. Mañana, doscientos cincuenta. Pasado, quinientos. Y el mundo lo mira por TV…
Las antinomias entre israelíes y palestinos son tan antiguas como complejas y hasta inentendibles. Pero sirven para retroalimentar aquel viejo axioma que asegura que el hombre (y por ende, la humanidad) tiene un costado que construye y otro que destruye.
Una nueva guerra nos convoca a ser espectadores, desde que hace casi dieciocho años la del Golfo se convirtiera en la primera en ser observada “en vivo” por cualquier ciudadano desde el cómodo living de su casa. Los muertos civiles -mujeres, ancianos y niños incluidos, todos inocentes- son hoy parte no solo de una locura que ya no respeta códigos militares ni tratados internacionales, sino también del consumo de comunicación de millones de habitantes del mundo que miran consternados cómo la barbarie llega a límites que antes quedaban reservados solo a quienes la protagonizaban…
Es interesante que los actuales medios tecnológicos permitan tener la visión “on line” de los acontecimientos y las tremendas vivencias de, por ejemplo, una madre que intenta criar a sus hijos entre medio de los bombardeos pero se hace su tiempo para postear en un blog el padecimiento de los civiles atrapados en una guerra. Antes solo existía registro de aquello a través de literaturas que llegaban mucho después del momento del relato. Pero, a la vez, cabe preguntarse para qué sirven los medios de comunicación si no son capaces de lograr que el mundo reaccione para terminar con un nuevo desastre de magnitud aún no calculada. Da estupor el hecho de que millones de ciudadanos de todo el mundo tengan acceso a la información y a las imágenes de lo que está sucediendo y nada puedan hacer para detener la sangre, la destrucción, la muerte.
Quizás sea una cuestión de maduración y tanta imagen cruenta vaya acumulando en el inconsciente colectivo el rechazo a toda forma de beligerancia, en especial armada. Es el consuelo que queda por pensar para poder darle un sentido a esta horrorosa forma de globalización que es el hecho de participar de una guerra, pero en forma pasiva y no riesgosa. Aunque, si sos bien nacido, no deje de causarte repulsión, asco y vergüenza de ser parte de la raza humana. ¿Vos qué opinás...?

4 comentarios:

GABU dijo...

ALE... ¿Què puedo decir?

No entiendo esta necedad que lleva tantìsimos años haciendo padecer a gente que tal vez ni siquiera entienda de què se trata...

P.D.:Y aunque parezca utòpico (como siempre en mì),quiero creer que algùn dìa todo esto llegarà a tener una soluciòn lògica...

Quisiera creer que la guerra no es el medio de comunicaciòn definitivo para los hombres supuestamente civilizados (¿?)

TE DEJO MUCHIOS BECHIOS
Y a pesar de todo,espero que èste año hagamos entre todos un mundo un poquitito mejor para vivir!!

Pedro León Jáuregui dijo...

Hola Alejo: La guerra es comunicación
Los pueblos de hoy buscan a través de la guerra de comunicarse con el resto del mundo.
No porque tengan sentimientos quienes pactan la guerra sino porque buscan notoriedad. La sensibilidad huyó en ambos lados aunque no podemos perder la esperanza de que algún día retornen los sentimientos que los mayores nos intentaron inculcar y que en algunos cayó en bolsillo roto.

Sonia Cautiva dijo...

Vos, Alejo, yo y otros muchos no somos la lacra de la civilización porque existan otros que se benefician con la guerra.
Desde nuestro lugar, lo que debemos tratar es de dejar un mensaje a los que nos sobrevienen de luchar por la Paz, por el hambre del mundo que muere por ello y quizás con un granito de arena que pongamos en cada cabecita, en otros tiempos esta civilización dará un giro. Si no, caerá. ROMA CAYÓ.
Con tu escrito removiste todos estos esfuerzos que hago individualmente hoy, que no puedo hacerlo en lugares de trabajo debido a mi edad anciana "75", pero sigo dándole a la lengua en pro de la lectura, la no guerra, la no "discriminación", hoy flagelo argentino.
Un abrazo
Como siempre admirando lo que escribís
Sonia

Mastu Decley dijo...

Lo peor si lugar a dudas es el sufrimiento del ser humano por una injusticia. Es espantoso lo que sucede una vez más en el mundo. Es insoportable además verlo "on-line" como nunca.Pero quiero refleccionar más allá de la inmediatez de la crueldad reinante.
Lamentablemente siempre va a haber seres humanos capaces de (y más o menos decididos a) dañar a otros por su pretendida "seguridad", sus "intereses", su "comodidad", sus "derechos", sus "necesidades", sus "territorios-(su casa)", en fin "sus cosas", "su gente", "su vida" etc, etc...
Pero, cuándo algo es de alguien indiscutiblemente ?
(Hagamos el esfuerzo de salir de nuestro pequeño mundo de experiencias personales porque no me voy a referir a la compra-venta de bienes muebles o inmuebles...)
Cuándo algo es mío si no lo compré a otro, cuando me lo gané...lo encontré... y cómo ? Porque...perdón...no sabía que tenía dueño...
Cuándo lo pude retener para mí y para "los míos" y lo cuidé y lo defendí a mi gusto y provecho equis cantidad de tiempo...?
Por la existencia y lo discutible de estas cuestiones es que nunca van a acabar las diferencias y la violencia (injusta y justa -Peligro: -hay violencia justa ?).
Con que esas tenemos...
Esto nos lleva a preguntarnos cuáles son los origenes más remotos del derecho de cada uno y por extensión de los pueblos, sobre todo en relación a los conceptos de propiedad (de los individuos) y de territorio (de los pueblos).
Por supuesto que no es lo mismo obtener algo por un esfuerzo paciente-pacífico y prolongado, por haber mejorado las condiciones de un lugar -esto es CIVILIZADO-, que de un modo violento y de un suficientemente fuerte zarpazo...-esto es BARBARIE-
Y ojo que la tortilla se puede dar vuelta a veces y con razón...!
Si vamos hacia atrás algunos siglos, en algún punto de toda posesión (legítima ?)-no digo legal- hubo alguien que dijo: "Esto es mío" sin haberselo comprado a otro, o en plural "esto es del estado", sin pagarle a nadie por ello...
Traslademonos imaginariamente a la precaria representación de Bs. As. en la islas Malvinas allá por 1833, o más o menos.
Las islas Malvinas son nuestras solo porque nos quedan cerca aunque no las supimos cuidar -o recuperar- ?
Cómo es ?
Los que llegan primero a un lugar son automáticamente los dueños?
No son de los ingleses por la sencilla razón de que ellos nos sacaron de ahí después que habíamos cantado primero: "son nuestras !" como hacen los chicos ?
Y si aparecen unos holandeses armados y dicen que estuvieron por ahí antes y que tuvieron que hacer otras cosas por un tiempo y cuando volvieron se le habían metido intrusos ?
Es una cuestión muy compleja si la miramos bien...En este caso el territorio en cuestión es árabe ?, Por estar ocupado por ellos hace cuánto?
Porque hubo reinos Judíos con anterioridad, y Romanos, y Griegos, y Cristianos medievales por ahí con grandes interrumciones, así que...teniendo en cuenta todo esto...
Dónde empieza a regir el concepto moderno de "derecho a la auto-determinación de los pueblos ?...
Haciendo una mirada rápida en este sentido: - Qué es una bandera en definitiva no ?
Por último, para esa terrible costumbre humana de mirar solo su ombligo cuando las cosas se le complican dejo esta reflexión final: "El que no sale de su tierra puede vivir lleno de prejuicios..."
El abogado del diablo.-