Deudas pendientes


Decía Winston Churchill que “la Democracia es el peor de los sistemas de gobierno, excepto todos los demás”. Y si bien para algunos aquello fue solo una humorada, bien podríamos haberlo hecho ciudadano argentino al hombre, porque en pocos lugares esto debe notarse tanto como en nuestro querido país. Desde la instauración de los sistemas de gobierno republicanos hasta el momento, el actual período democrático –que hoy cumple escasos veinticinco años- es el más largo de la historia de esta tierra. Y seguramente, el que más costó y el que más permitió aprender de las bondades del sistema, en comparación con cualquier otro.
Sin embargo, a la luz de los hechos, no creo convertirme en un “golpista” o en un “facho” si cuestiono las metas alcanzadas por este (el mejor, eso no lo dudo) sistema de gobierno.
En los albores del período, escuchábamos a Raúl Alfonsín recitando el Preámbulo de nuestra Constitución Nacional y asegurando que con la Democracia se comía, se curaba y se educaba. Quizás una verdadera expresión de deseos de un demócrata como lo fue el chascomusense, pero ¿resultó así la fórmula?
No es muy ameno hablar de estadísticas, pero cualquiera que consultemos, casi con seguridad va a mostrar índices no gratos, con tendencias que vienen cayendo en cuanto a calidad de vida se refieran. Sea de Educación, de Salud o de nutrición... Ni hablar de Seguridad (quizás el peor flagelo que nos acecha hoy por hoy, pues no hace distinciones de ningún tipo: le toca a cualquiera). O de drogadicción. O de corrupción. O de accidentes de tránsito. O de contaminación ambiental. O de energía. O de soberanía. O...
Es difícil ser cruel con la democracia, porque sigue siendo el mejor de los sistemas. Sin embargo, los argentinos parece que no sabemos bien cómo usarla, cómo valernos de ella para vivir mejor, para hacer Patria, para defender lo de uno. Para vivir en armonía, para salvarnos todos y no unos pocos, para crecer como personas y como país. Para seguir produciendo grandes científicos que después de formarse acá también se queden a trabajar. Para lograr “quedarnos” con todos nuestros talentos. Para volver a aquella mítica “Industria Argentina”, sin olvidarnos que somos campo. Para lograr un verdadero sentimiento nacionalista, a lo “brasileño”, si se quiere. Para formar una Patria Grande en serio con los vecinos, nuestros países más cercanos y parecidos. Para evitar que nos sigan saqueando de las múltiples formas en que lo hacen los imperialismos.
Siempre creí que gobernar es crear entornos. Tan simple y tan complicado como eso: crear entornos. Que permitan a la gente tener trabajo, estudiar y acceder a las necesidades y los amparos que corresponden. Que permitan a los sectores productivos generar riqueza y trabajo. Que permitan a la ciudadanía expresarse, agruparse y comprometerse. Que desarrollen la cultura y el deporte. Entornos que impliquen que el lugar gobernado es un sitio digno para vivir, crecer, progresar, proyectar, sin preocuparse por futuros inciertos, por posibles epidemias o contaminaciones, por temor a las balas, por miedo a la censura, la extorsión o la persecución (de todo tipo). Un lugar que permita ser vivido...
A veinticinco años de aquel 1983 en que todo el Pueblo celebraba la llegada de la Democracia, quedan deudas pendientes que en algún momento habrá que ir empezando a saldar. Decía Mitre: “Las heridas de libertad se curan con la libertad”. Hagámoslo de esa forma, pero empecemos de una buena vez... ¿Vos qué opinás...?

5 comentarios:

GABU dijo...

Aunque VOS seas un perdido sin remedio y ya te hayas olvidado de las visitas... :(

Me emocionò muchìsimo tu pòstulo otra vez!!!
A la vez que me devolviò tantìsimos remembers...

Yo recuerdo estar en la primaria y haber vivido el regreso de la Democracia con una alegrìa digna de aquella inocencia por no saber ni haber vivido en carne propia los desmanes de la dictadura...

P.D.:Asì y todo,recordar lo que sea es buenìsimo para un pueblo argento que en su mayorìa,de memoria tiene bien poco...

Antes de irme quiero reafirmar esa fantàstica frase de MITRE que citaste: "LAS HERIDAS DE LIBERTAD SE CURAN CON LA LIBERTAD"
Asì en mayùsculas para que quede mucho màs internalizada en nuestro dìa a dìa... :)

TE DEJO BESITOS ALE Y ESPERO QUE ESTES MUY BIEN ♣

Sonia Cautiva dijo...

Todo lo que escribía, Alejandro es importante y digno de ser releído.
El tema de la democracia es muy, pero muy importante.
Sólo basta tener memoria. Tratar de recordar los innombrables, no descuidar lo que hemos ignorado, dejado pasar, por los motivos que cada cual haya tenido: indiferencia, miedo, complicidad, desatención.... pero ojo , siempre están. Ninguno quiere perder el poder que han tenido, como por ejemplo ser dueños de las vidas y sufrimientos ajenos...ojo, no buscar la vuelta, el regreso. El que no está de acuerdo con lo que fuere, paciencia, que espere y vuelva a votar. Esa es la forma, mala democracia y no una buena dictadura. ¡Qué importa que mañana la manteca valga igual. Es mejor que valaga más y que no empalen al pibe Avellaneda. ¿No es cierto, Alejandro?
Re bueno todo lo tuyo. Para leer más de una vez y regodearse con tu escritura.
Un abrazo
Sonia

Pedro León Jáuregui dijo...

Hola Alejandro:Los problemas no son los sistemas de gobierno sino los encargados de hacer cumplir la ley.Los gobiernos democráticos cargan con el lastre de la corrupción lo que desequilibra la economía de los países. Los otros sistemas tienden a mejorar la economía pero acaban con la vida y se convierten con el paso del tiempo en sinónimos de corrupción. Los países tercemundistas son los más propensos a sufrir, con mayor asiduidad, esta clase de calamidades y que conllevan el derramamiento de sangre inocente como colofón a la gestión gubernamental.

Mastu Decley dijo...

Lamentablemente todavía seguimos esperando los buenos resultados prometidos por tantas gestiones en 25 años. Pero seguro que hay que pagar el precio de la libertad...que tambien provoca heridas...si fueran solo para crecer y no para terminar mutilados...Me cuesta muchísimo ser optimista con este país. Que se yo, uno mira por ejemplo a Japón, cómo estaba en 1945 ?... y nosotros ? ...que pasó con cada pueblo los últimos 60 años ? que diferencia no ? Bueno, la dejo picando: cuál sería un buen modelo para seguir, suponiendo que haya alguien que por un largo período se decida a hacer las cosas bien ? ...

Sonia Cautiva dijo...

De cualquier forma que se intente, la controversia no existe. Es mejor la democracia, que de cualquier manera tampoco lo es en realdad.
Pero si sacamos los ojos de nuestro amado país y de nuestros vecinos, al decir tuyo, Alejandro, veremos que el ser humano se ha derechizado (¿es una vulgaridad esta palabra?)de tal manera, que ya a nadie le importa quién tiene el estómago vacío.
El negocio de las drogas, las armas y el poder han cautivado las mentes que ya están muy pero muy enfermas.
"Poderoso caballero Don Dinero"... Y nuestro paisito, con sus nativos acorralados por la "gran e importante invasión trabajadora" se ha adueñado de lo que no le correspondía, tal como pasó con otros continentes cuyos países fueron también usurpados por los piratas de siempre.
Insisto en mi pequeña teoría de que el hombre es el lobo del hombre. Supongo que cuando apareció el primero parado en sus dos pies, lo primero que hizo fue tomar un palo o garrote no para alimentarse sino para matar al otro y no le robara su comida. Y de allí en más , arre, guerreemos que es lindo o necesario matar. Y la mar de las veces no queda otra.
Te mando un cariño grande como grande sos escribiendo, Alejandro.
Un abrazo
Sonia