Muchachos! Dejen de vivir...!


Ya hemos comentado en esta columna alguna vez que a los políticos no se les cae una idea (y quién no...?). Sin embargo, es asombroso que ni siquiera sean capaces de recordar las malas experiencias pasadas y se reiteren las propuestas impensadas, inconsultas y “fáciles”.
Hace unos años –y no tantos-, las políticas económicas devenidas de un super-ministro (porque acá no nos andamos con chiquitas) practicaron el ajuste y el achique –no el de Menotti, precisamente-. Todo se ajustaba: salarios, jubilaciones, gastos y consumos. Todo. Pero la plata faltaba y faltaba. Y entonces se volvía a ajustar sobre lo que ya estaba ajustado. Un reajuste o “ajustazo”. Como seguían sin tomarse las políticas de fondo que solucionaran los problemas que aquejaban a aquella economía, la ingeniosa “solución” volvía a aplicarse, una y otra vez.
Así se llegó a un fantástico plan (fantástico de verdad, porque era imposible que fuese una realidad) que se llamó “Déficit Cero”, que proponía que el Estado pague hasta lo que le alcanzaba el dinero y lo demás... Pagadiós! De más está recordar que tanta barbaridad terminó en un desastre que se intituló “Corralito” y que hizo saltar por los aires al Gobierno (en realidad, pretendió hacerlo con todos los políticos en forma masiva).
Sin embargo, la historia parece repetirse. Salvo que, como es en otro rubro, nuestros distraídos funcionarios no pueden darse cuenta de que están cayendo en el mismo error.
Hoy asistimos al “achique” versión II: el achique energético. Desde todos los rincones (el Gobierno, las empresas públicas, algunas fundaciones o asociaciones mercenarias, etc.) se nos pide “moderación”, “no derroche” -sugerencias entendibles, en verdad- y también se empiezan a bosquejar intenciones algo más forzadas, como el “Censo de acondicionadores de aire” que los porteros de Capital deberían llevar a cabo, o el casi estúpido método de repartir dos lamparitas de bajo consumo casa por casa, porque va a provocar un descenso en el consumo. Ni mencionar el cambio de horario, que nos fastidia verdaderamente hace unos días, sobre todo a quienes viven en el Oeste del país que tienen eternamente atada su vida a un horario nacional unificado, cuando por su respectivo huso horario deberían tener una hora menos. Hoy soportan dos horas de diferencia con lo que debiera ser la realidad de sus días y noches, lo cual no es poca cosa, verdaderamente.
El agua escasea también, lo cual provoca –al igual que en la corriente eléctrica- cortes en el suministro a la gente y “sensuales” sugerencias de que los cónyuges se bañen juntos, para ahorrar. Como si fuera poco, los combustibles líquidos –por problemas estructurales aunque también por intereses comerciales- faltan hace más de un año ya, si bien solo le hacen pagar el pato a la petrolera Shell, enemiga número uno del establishment...
Tampoco alcanzan las rutas (y un pobrísimo dirigente de una asociación de víctimas de accidentes de tránsito le echa la culpa a que se fabrican muchos autos...). Y sigue la lista. Nada alcanza. Cuando “éramos pobres” –hace bastante poco...-, no había problemas. Ahora, que la gente trabaja un poco más, aparecieron por todos lados, por falta de infraestructura.
El “Maldito Ajuste” está de nuevo con nosotros. Y seguramente tendrá un efecto negativo, igual al que tuvo aquel primero.
La consigna que baja de las cúspides parece ser; “Basta muchachos! Dejen de vivir! Basta de aire acondicionado! Basta de autos nuevos! Basta de bañarse! Basta, basta! A ningún político, ni siquiera de la oposición, se le ocurre que la mejor idea es generar recursos, no simplemente “recortar” lo que tenemos. No es que me oponga a evitar derroches, todo lo contrario. Creo que toda ineficiencia es anticristiana. Pero a las mentes limitadas solo se les ocurre limitar, en vez de planificar estructuras que apunten a un país ciertamente integrador –¿o acaso no es “marginalidad” que alguien no pueda disfrutar un aire acondicionado o bañarse como lo hizo siempre?-.
Los pronósticos de los científicos meteorólogos indican que por estas latitudes se consolidarán climas más agresivos, como los inviernos y veranos tan marcados que venimos soportando, similares a los del hemisferio Norte. Ello implicará que la gente necesitará recursos para poder resistirlos. A ver, muchachos, si cambian las ideas gastadas por unas mejores, que procuren en serio un país para todos. ¿Vos qué opinás...?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Ups!!! Otra vez el tema de la falta de recursos... es una constante en nuestro país. No será hora de educar Políticos en serio? Hasta cuando vamos a tolerar este interminable "yo no fuí", viene del gobierno de Fulano... Cuándo vamos a ver en el sillón Rivadavia un verdadero representante de las necesidades de los argentinos? Cómo se puede desintegrar este aparato político? Qué es lo que sigue? Muertes por deshidratación, muertes por hipotermia, escases de determinados alimentos de la canasta básica por falta de combustible para su traslado? Lo que sería peor, falta de medicamentos para enfermedades crónicas y terminales... Hacia dónde nos estamos dejando empujar? Somos realmente conscientes de lo que se avecina? Creo que todos estos interrogantes no deberían tener la respuesta que hoy por hoy tienen, y lo que es peor, se puede modificar la respuesta o ya no?

Gracias Alito por dejarme participar de este espacio. Besote Nanchu

Grace® dijo...

Hola!. Me temo que que según de que lado estemos la medida no es mala. Es decir, del lado de los K, la medida funciona como le funcionó a los gobiernos anteriores, ningún gobierno se retira del sillón de Rivadavia con los bolsillos vacíos. Quienes imploramos medidas "nuevas" estamos pidiendo que dejen de robarnos con las "viejas" pues para ellos reditúa a nosotros nos deja sin agua, sin luz, sin combustible y a veces...hasta sin ganas de opinar. He dicho. jaja.
Un cordial saludito.

Gabu dijo...

ALEJITO...El temita me parece que viene porque "LOS MUCHACHOS",además de hablar de más,son absolutamente descerebrados!!!

La verdad que en verano siempre pasa lo mismo,falta de agua y cortes de luz...¿Qué pasa? Estamos mejor preparados para el invierno que para el veranete? (se me ocurre pensar,no?)

P.D.:Por otro lado es para llorar realmente lo que los ministros nos dicen y argumentan...

ALBERTO FERNANDEZ(siguiendo los pasitos de la REINA CRISTY),argumenta:"No tenemos problemas energéticos,sino de distribución..."
Demás esta aclarar que el tipo dice que los cortes de luz se producen por el boom del consumo al adquirirse mayor cantidad de aparatos acondicionadores de aire...

¡EL COLMO DEL COLMO!
El tipo agregó:"estamos condenados al éxito",los argentinos somos víctimas de nuestro propio éxito..."

Al margen de la cantidad de webadeces que no terminan de decir;ni la secretaría de Energía ni el ente de control notifican a la gente el problema;y así continúa el incumplimiento de obligaciones de las distribuidoras.

BESAZOSTES CON BRONCA!
(ya llevo 2 equipos de aire acondicionado que por los problemas de tensión se me funden!)

Poetiza dijo...

Pase a saludar y desear un Feliz Año. Volvere.