Alter ego


“Tus hijos no son tus hijos, son hijos de la vida...” es un concepto por demás aceptado hoy en día. Ya no hay discusión al respecto, al menos en nuestra occidental cultura, creo. Sin embargo, es difícil describir una relación padre-hijo/a (o madre-hijo/a) sin una dosis -aunque sea pequeña- de “participación” paternal en aquellas vidas que nos suceden. No soy psicólogo, pero creo que es inevitable en cualquier ser humano padre creer propia una porcioncita de aquella vida que lo tuvo como gestor.
Mi visión personal del tema es un poco más exagerada, por decirlo de alguna manera. Quizás por ser padre de un solo hijo, a lo mejor quien lo es de seis o siete tiene otra postura al respecto. Para mí, mi hijo es yo mismo (¿o se dice “mi hijo soy yo mismo”...?). Así es, así lo siento: mi hijo es mi misma persona. Una continuación actual, contemporánea de mi propia existencia. Quizás por la tremenda identificación que veo en él. Quizás por la profunda admiración que me provoca su inmensa sensatez de apenas doce años, con un don de la ubicación que verdaderamente me conmueve en algunas oportunidades. Por muchas razones. Guido soy yo. Mi alter ego. Razón más que suficiente para querer lo mejor para su vida, su futuro, su porvenir. Y para dedicarle horas de charlas y debates que nos nutren a los dos: a él de conocimiento, y a mí de sabiduría.
Y así surge una cierta justificación, una verdadera explicación de nuestro paso por el mundo (quienes no son padres tendrán otras, por demás válidas, por supuesto). Quien ha tenido la inmensa dicha de traer una –aunque sea- vida al mundo y la supo “cultivar” y proteger mientras se necesita para convertirla en nada menos que un ser humano, tiene por demás acreditado el motivo de su existencia.
Por cierto, esta propia forma de ver la cuestión tendrá sus adeptos y sus detractores, como cualquier otra. Pero a mí me motiva intensamente saber que lo que él pueda ser y pueda hacer será a su vez algo que yo habré sido y habré hecho.
La etapa de “abuelez” aún me queda lejos, pero será seguramente muy interesante experimentar la sensación de “volver a ser padre” cuando Guido lo sea. Una nueva vuelta de rosca a la naturaleza, generando otra nueva vida que –veremos- podré seguir viviendo yo...
Alguno creerá que “Alejandro enloqueció”. Alguno sentirá como propio este relato. Más de una madre (incluida la de Guido) podrá argumentar obviedad, quizás, en lo que digo. De todos modos, yo me quedo con esta sensación de “sucesión” de mi mismo. Y esperando que me comentes: ¿Vos qué opinás...?

PD: Dos aclaraciones: la foto tiene unos años, y Guido es el de la derecha... ja!

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Soy madre de una hija y no se si ella es mi "yo" como vos lo expresas, si siento que hay una continuación en las formas, los pensamientos y trato de que ella no cargue con mis propias mochilas, y condimento su vida de modo tal de poder sentir que tal vez ésta "su vida" me hubiera gustado vivirla yo.....
En tu foto veo un amor inmenso y en el abrazo un orgullo mutuo.

Gabu dijo...

Aunque no soy mamá y tal vez me falten algunos años para llegar a serlo,es como vos muy bien lo decís ALE...

Me pasó algo muy loco hace algún tiempo y ya bastante crecida...
Mi máma,al enterarse reunión mediante que iba a casarme me escribe una carta en la que me dice: "hoy descubrí lo que todos dice,hoy me dí cuenta que los hijos son de la vida y deben volar hacia su propio horizonte..."

P.D.:Al día de hoy esas palabras escritas retumban en mi mente y forman parte de mis sentimiento...

Ya me llegará el día en deba enseñarle las herrameientas a esa extensión mía,viendo como lentamente comienza a volar...

TE DEJO UN BESAZO INMENSO!
Y te felicito por GUIDO,es un sol,tú sol... :)

Anónimo dijo...

Ser mamá de Romina me enseñó que los hijos no sólo son hijos de la vida, veo en ella muchas cosas que son prolongaciónes mías, de mi madre, de mi abuela, como yo también las fuí adquiriendo. Tendrá su espacio, ese que busque volando con sus propias alas, pero más allá de eso, siento con mucho egoísmo que siempre sera mía, porque la llevé dentro y no me equivoqué al sembrar en ella un montón de enseñanzas que hoy orgullosamente veo que cultivamos juntas. Siempre será un poco mía, porque estoy segura que será "MAMÁ" la primera palabra que pronuncie cuando tenga alguna dificultad.
Tengo tres hijos más que me regaló la vida y comparto con el maravilloso compañero que me eligió, de ellos dos nietos, Manu y Joaquín, para los que todavía no aprendí a ser abuela, (no estoy preparada). Ellos no tendrán cosas mías como Romi, pero les brindo la misma intensidad de amor que a ella y recibo de ellos lo mismo. Mi paso por la vida no fué en vano.

PD: Estoy segura, que Guido es para vos lo que Romi para mí, nos tocó vivir experiencias parecidas y creo que eso nos aferra más a los hijos y gracias a Dios que los tenemos... Los quiero mucho a los dos

Nancy

Sophie dijo...

Como siempre digo, mi experiencia como madre, fue LA experiencia de mi vida. Por más que te lo digan, por más que uno lo escuche mil veces, cuando te sucede te das cuenta que el amor incondicional existe y en mi caso ese amor lo siento hacia mi hija (única también).

Ella tiene 5 añitos, pero una inteligencia que me abruma, una avidez por aprender y aprehender todo lo que hay a su alrededor que siento ese clásico¿? temor de madre de no sobreproteger y a la vez de no liberar tanto.

No sé si podría decir que la siento como una prolongación de mi misma. Me gusta verla como una personita individual, con su carácter (que es bastaaaante fuerte), con sus rasgos particulares tanto físicos como aquellos que son inherentes a los sentimientos.

Me gusta reconocer ciertas cosas que indudablemente vinieron en la genética porque no se los enseñé y de pronto la veo haciendo las mismas cosas que hacía yo de pequeña y me encuentro en una especie de "deja-vu" al decirle -"no hagas esto!"- y a la vez recordar que en esas instancias mi mamá era quien me lo decía a mí.

En fin, vos sabés que si me pongo a hablar de mi hija y de la maternidad puedo hacer un sub-post del tuyo!!! jajaja.

Muy lindo tema, muy lindos tus sentimientos y cuando se lee a un padre (o se lo escucha) hablar tan "babosamente" de su hijo, pues no puedo menos que esbozar una sonrisa de alegría.

Besos

Sophie

Nova, el Periodismo que Vale dijo...

Muy lindo post y encima la foto habla por sí sola del amor que sentís por tu hijo.

Te doy mi humilde opinión por no ser madre todavía, aunque mi rica experiencia por ser hija única: Quizás por estar constantemente con mis padres y por ser muy unidos, reconozco que soy muy parecida a ellos...tanto en lo físico como en la forma de pensar y hasta de sentir. Es más...cuando digo lo contrario, aparece alguien que me confirma la semejanza.
Es cierto también que los hijos son "los padres en potencia"...muchas veces,y sin saberlo, hago cosas que ellos hacían cuando eran más jóvenes.
A veces pienso lo lindo que es que un chico conozca todo esto, que sus padres y abuelos le cuenten quienes y cómo fueron... lamentablemente hoy se tiende a encerrar a un abuelo en un geriátrico, sin darse cuenta que a la vez se encierra una tradición, una fuente de conocimiento.

Hace unos meses, tuve la oportunidad de presenciar una disertación del lingüista Pedro Luis Barcia, en la cual comentaba sobre este tema y decía que "los jóvenes de hoy no tienen historia, ya que al no poder hablar con sus familiares mayores, no tienen idea de donde salieron".

Creo que desvié un poco el tema jajajaja!

Saludos Alejandro, Guido y visitantes!

Anónimo dijo...

Alejandro:
Contigo tengo que emplear el código de mi marido, que falleció el 30 de diciembre y me ha dejado en tinieblas: "vamos por partes, como decía Jack El Destripador". Y es verdad. Sos una máquina de pensar, elaborar, escribir.

ALTER EGO
Y SÍ. Tus hijos no son tus hijos. Ya lo verás, Será el tuyo, tu padre, cuando menos te des cuenta.

POLILADRON
Tenemos una gran "comisería", al decir de Magdalena R. G.
Ellos se encargan de todas nuestras cosas. Nuestro domicilio, nuestro problemas, ¡son tan perecidos a las "fuerzas armadas".
Borges decía que nuestros uniformados, de cualquier tipo y color, eran muy capacitados "sabían dirigir cualquier Ministerio". Bravo el viejo, ¿no? ÉL ANTES Y TAN MILITARISTA TERMINÓ DICIENDO QUE TANTO VALOR TENÍA 1 MUERTO COMO 30.000.

¿DEJAR VIVIR?
Recomendémosle a Macri que se baje el sueldo de 12.000 que se subió a 25.000.

COSECHA
Sembré y no sé, padre quasi perfecto, que eso que yo hice y sentí como mujer, me ha dado una buena cosecha.
Espero.

DISCRIMINACIÓN Y XENOFOBIA
ESTO SÍ QUE ME PONE MIS PELOS DE PUNTA. DEBE SER POR ESO QUE MUY POCOS DEJAN MENSAJES EN MI BLOG. NO ES POR SI ESCRIBO BIEN O MAL, ES POR LO QUE PIENSO. Y SEGUIRÉ PENSANDO IGUAL.
BICHO QUE CAMINA SOBRE ESTA TIERRA = A OTRO QUE TAMBIÉN CAMINA POR ESTA TIERRA.

Un abrazo grande y te seguiré siguiendo.
Sonia Cautiva

Sophie dijo...

Ja!!! me gustó tu aclaración!!!

Es que no coincidía la edad de la que hablabas con el niñito de la foto ;-)

Besos

Anónimo dijo...

Yo creo que soy la continuación actual de mi papá. Y que muchas cosas que hago, digo o pienso son propiamente de él, como también muchas otras cosas son propias de mi mamá. Justamente esas cosas las he aprendido en charlas con ellos o con solo observar sus acciones. Estoy de acuerdo con Alejandro en que una porción mía es de mi papá en realidad. Y que muchas cosas que haga en el futuro seran cosas que mi papá ha hecho... ¿no?

PD: Este es el "unico" comentario desde la postura de un chico... Debería haber más creo yo.
Un saludo.
Guido.

Gris dijo...

Hola Ale! Tus palabras transmiten simplemente lo que mostrás en la realidad. Y la foto...es más que elocuente!! (tomada por algún tercer ojo que quería siempre captar y congelar, de algún modo, esos gestos cotidianos tan maravillosos).
Este tema llevaría a polemizar y profundizar sobre la proyección (en términos psicológicos), pero esta vez prefiero quedarme con la lectura de tu nota y esa sensación que me proporciona, una conjunción de amor, de vida, de Dios. ¿Qué más?...
Felicitaciones! Orgullosa de los dos...

La mamá (de Guido, claro)

P.d Perdón, pero la proclamada objetividad de la Facultad de Periodismo nos quedó ya muy lejos.Y más aún en este caso. Puro sentimiento.

M@ris@** dijo...

Ale: A los que te conocemos y te queremos bien, no puede sorprendernos lo que decís y (sobre todo) transmitís en tu nota.
Me vienen a la memoria muchas, muchas fotos en las que Guido y vos son "uno solo".
Pero creo que la mejor imagen es la que reeditan, reelaboran, realimentan ustedes mismos, cada vez que están juntos. En esos momentos (únicos, sublimes, mágicos) en que Guido y vos se abrazan en algún idioma que sólo ustedes dos conocen...

Grace® dijo...

Holisss!. Como siempre aquí llega alguien con un poco más de edad para mostrarles un costado diferente. Yo soy madre de dos. Cuando ellas eran bebés, sí sentía que eran mías y de nadie más, ni siquiera del padre jajaj. A medida que iban creciendo, yo también lo hacía a nivel mamá y me fue dando pautas de cómo debía ser el proceso. Abrevio: hoy tienen 22 y 20, son mujeres independientes y así quiero que sean, traté de enseñarles lo más que pude desde chiquitas como para que se defiendan solas pues, nadie tiene un contrato de garantía que le asegure vivir por "equis" cantidad de años. Algo así como hacen los animales, que les enseñan a cazar para poder alimentarse.
No son mi alter ego ni quiero que lo sean, traje dos hermosas vidas a este mundo y ese es mi único orgullo, que sean felices es la única preocupación. Dentro de unos años, ya sabrán de que hablo.
Un beso y muy linda la forma en que expresaste tu sentimiento como papá Alejandro.
Saluditos!

Anónimo dijo...

hola ale.....nos conocemos demasiado y tambien sabemos que nos paso en la vida....no reniego de ello ...todo es un aprendizasje, un permitirse crecer, yo que tengo a leandro mi bb de 25 años, considero que a veces uno se proyecta en los hijos pero no debe ser asi, a pesar de ser unico hijo, le enseñe a vivir, pensar en libertad, que todo lo realice con pasion, no impoerta que....que sea el mismo, que no quiera parecerse a nadie, pero considero que los hijos geneticamente, fenotipicamente y por vivir con los padres adoptan semejanzas, que a veces son perjudiciales , nosotros no hacemos cursos para ser padres , lo vamos aprendiendo sobre la marcha, a los ponchazos como diria mi abuela, y sin mala intencion por supuesdto a veces nos equivocamos y mucho, y exigimos, pedimos, reclamamos etc. etc cosas a los hijos, sin darnos cuenta, dejemos que vuelen, que sean, se caigan, se golpeen, que vivan sus propias experiencias, nosotros acompañemos, disfrutemos, amemos siempre mirandolos, protegiendolos en silencio, te quiero mucho.....

Mastu Decley dijo...

ahora una de mis hijas me hecha de la pc pero en cuanto pueda voy a ponerme en "abogado del diablo" acerca de esta cuestión...

Mastu Decley dijo...

Para ser ordenado voy a ir a la par de tu texto.
La frase de Kalil Gibran puede ser que represente un sentir común en la actualidad y no estaría mal reconocer la profundidad de estas palabras, de no ser porque el gran consenso creo que está más por el lado de la despreocupación y el "que le voy a hacer", ante los malos resultados, que no es lo que quiso decir este genio.-
Sobre la participación paternal.
Aquí no se si los padres al observar y participar en la vida de los hijos tienen que tener más el ojo y el método de un científico (psicólogo-pedagogo-docente) que el ojo y la vocación de un artista (maestro -el el antiguo sentido que tenía esta palabra...).-
Si, tu visión me parece exagerada, (yo tengo tres: dos mujeres y un varón) creo que hay que mantener el equilibrio entre dedicación y obsesión. Sobre todo no hacernos culpables de las cosas de las que son culpables ellos exclusivamente. Y es cierto, la cantidad te va a volcar seguramanete hacia lo primero -dedicación, la mayor posible- y quizá por debajo de lo necesario.
Lamento desilucionarte pero, tu hijo no es tu misma persona, aunque se te parezca en tantas cosas. Ya te vas a dar cuenta.
Lo que sientas es algo que pasa dentro de ti mismo, no fuera, y por más fuerza que tenga, en la realidad externa a nosotros tantas veces naufragan nuestros más íntimos sentimientos por más nobles que sean. Aunque no sin excepciones, pero no es este el caso, me parece.
Una inmenza sensatez a los 12 años me alarmaría, me provocaría preocupación porque muchas veces lo que parece grande no está sano, sino hinchado por algún motivo y hay que volverlo a su lugar..."todo en su medida y armoniosamente" decía el general...y agregaría "a su tiempo"...
Razón que nace del amor a tu "yo" o a tu "yo" re-editado en el...
Razón egoísta en resumen, o no la mejor en todo caso... -que razón tendrías si fuera no algo, sino muy distinto a vos, y comprobaras que no podés entender de donde salió un ser indescifrable que tenés por hijo ? (aquí aparece más nítidamente el abogado del diablo viste ? ).-
aaaaaaah ! La cultivé y la protegí...como Dios a Israel, (sería imposible)...y se le fué a la mierda tantas veces...- que hizo mal...que hice mal ? -El Detractor-
Podés ser buena persona e igual te pueden salir hijos de mierda, es así, es el misterio de la libertad y del mal, que no se sabe de donde aparece, la historia de la humanidad lo atestigua. Y no alcanzan ni por asomo las pretendidas explicaciones de una psicología barata que propone muchas mentiras verdaderas (ó verdaderas mentiras).-
Y sobre el final si, Ale, enloquesiste.
Por último espero que esta emoción desorbitada por la "sucesión" de tu persona se acabe y de lugar a un extasis inmenso por la gran persona que es o puede ser tu hijo, aunque no se parezca en nada a vos...(o sea igualito a la madre...-el tiro por la culata ? )
Te quiero mucho primo-
Tu primo, el abogado del diablo.

pft dijo...

primero quiero pedir disculpas ya que ni mi lenguaje ni mis estudios estan a la altura de la gente que leo que escribe (y no es complejo de inferioridad)los sentimientos no cambian ahunque tengan faltas de ortografia...
queria desirte querido alejandro que me quede muy conmovida con tu comentario de "alter ego". tu conexion con tu hijo es extraordinaria, pocos padres la sienten, pocos padres se preocupan por tenerla. pero lo que no da natura...
yo crei que solo las madres que tenemos la fortuna de tener a nuestros hijos en el vientre durante nueve meses podiamos sentir que son la extension de nuestras vidad , que ese ser maravilloso es nuestra continuidad.
por eso me asombre muchisimo al leer lo que sentis por tu hijo y tu admiracion por el, si bien "puede" que tu amor sea tan grande que sientas que exageres en algunas expreciones, yo creo que es mejor pasarse de amor por que no le hace mal a nadie!
me imagino tambien la emocion de tu hijo al sentirse tan amado, cuandos ellos sienten ese amor caminan seguros por la vida sabiendo que papa esta ahi atras, como cuando empezaban a caminar y uno andaba con los brazos abiertos detras de ellos para atajarlos.
desir que un hijo es un ser individual o...(no encuentro las palabras)distinto a uno, es lo mismo que desir :este hijo salio de mi esperma, vamos a ver que sale, ojala copie mis buenos ejemplos...
No soy buena para citar parrafos textuales de libros . pero recuendo que por algun lado de la biblia decia :"los hijos cargaran con los pecados de sus padres" y esto que quiere decir?
A mi entender quiere decir que estas pobres criaturitas van a sufrir nuestros errores y en este punto dejan de ser individuales para cargar con algo de nuestras vidas...
En fin me alegro por tu hijo
el tiene en su padre la sensibilidad de una madre y la firmeza de un padre, que mas puede pedir un hijo?

un abrazo!!