Talento, soberbia y desorganización


Hace cuatro meses que dispongo de Speedy, la banda ancha de la empresa Telefónica, desde un día en que acepté una propuesta comercial que me hicieron desde la empresa, y lo instalaron. A partir de entonces, todas las semanas me vuelven a llamar ofreciéndome el mismo producto, la misma instalación…
Es increíble lo de nosotros, los argentinos. Somos dueños de un talento personal, individual, que se nos reconoce internacionalmente. Es muy raro que un compatriota que encuentra su destino en cualquier lugar del mundo no se destaque en su ámbito laboral o social. Y también podemos comprobarlo aquí mismo: tenemos “Mc Gyver´s” de sobra (sí, ya sé que también los hay de los otros y que la mayoría son clase dirigente), resolviendo intrincados dilemas con soluciones casi mágicas, a veces. Aterrizando un avión de manera heroica en una situación de emergencia, haciendo notables descubrimientos científicos, arreglando “con alambre” la más avanzada tecnología al no disponer del repuesto… Un verdadero derroche de habilidad. Y sin embargo, somos víctimas de esa misma virtud, porque nuestra aptitud, nuestra capacidad, nuestra idoneidad parece estar siempre acompañada de un gran individualismo, de un enorme egoísmo, de una grandiosa soberbia, que nos impide desarrollarnos de una mejor manera como sociedad. Las grandes individualidades atentan contra la formación de los grupos, sin lugar a dudas. Y la soberbia, a su vez, subestima la organización. El resultado: seguimos –desde siempre- sub-administrados en todos los ámbitos (público o privado), creyéndonos los mejores, cuando no lo somos. Y de esa forma desperdiciamos recursos (¿a quién se le hubiera ocurrido hace veinte años que la Argentina iba a tener problemas de energía?), desaprovechamos capital intelectual –que termina trabajando en un kiosco o taxi o que busca desarrollarse en otros horizontes-, realizamos la misma tarea infinidad de veces (como Telefónica y sus reiteradas llamadas para ofrecerme lo que ya me vendió), y nos deprimimos a morir cuando la realidad nos muestra que no somos lo maravillosos que creíamos ser –como cuando perdemos una final de fútbol, como la del pasado domingo, y encima no vamos a buscar la medalla de segundo porque nuestra soberbia nos lo impide-.
Sigo creyendo que el “spirit of corps” debe impulsarse desde las cúspides y hacerse carne en cada miembro del grupo en cuestión y que cada talento personal debe aportar lo mejor de sí dentro del entorno que compone y no como genio ermitaño que deslumbra en soledad y no contribuye a lo común. Cualquier organización argentina que encumbre líderes que favorezcan un desarrollo de talentos en un ámbito organizado y administrado tiene futuro de éxito y de gloria, cambiando cualquier pieza en su funcionamiento pero continuando en el mismo rumbo. Y casos de ejemplo hay, solo que no lo aporto para evitar teñir estos conceptos con favoritismos propios…
Talento, soberbia y desorganización. Un cóctel que padecemos desde siempre y que en contadas oportunidades logramos quebrar, aunque cuando lo hacemos somos verdaderamente grandiosos. ¿Vos qué opinás…?

6 comentarios:

Ninoschka dijo...


20 de Julio de 2007
Día del Amigo


☆┌─┐ ─┐☆ .....La AMISTAD
 │▒│ /▒/...........supone
 │▒│/▒/............sacrificios,
 │▒ /▒/─┬─┐◯...y sólo el que
 │▒│▒|▒│▒│.....está dispuesto
┌┴─┴─┐-┘─┘......a hacerlos
│▒┌──┘▒▒▒│◯.. sin molestia,
└┐▒▒▒▒▒▒┌┘.....comprende la
◯└┐▒▒▒▒┌ ┘...... AMISTAD.

Gabu dijo...

Hola ALE,tanto tiempo!
Lo que desborda es la soberbia...Ese terrible sentimiento y actitud que vamos desparramando por el mundo como "Argentos" que somos!

P.D.:O acaso vos viste real humildad sobre todo en la selección?
RIQUELME,es un ejemplo fiel de querer creer que con su soberbia les pasa a todos como topadora por encima y eso es un error ENORME!

En fin...Seremos esclavos de nuestra naturaleza?

MIL BESAZOSSSSSSSSSSSS

Ninoschka dijo...


FELIZ FIN DE SEMANA

"Ahora la distancia queda.
Si de mi lengua
estoy viviendo y calmando
mi fiel tristeza
de que forma quieres tú
que yo detenga
la sangre de amor y patria
que corre por mis venas
generaciones vieja y nueva
de corazón sangre y pulmón".
(Grupo Cubano "Orishas")

.............|\\.......|\\
.............|)\\......|)\\
.............|)_\\....|)_\\
.............|)__\\..|)__\\
.......(\./).|)___\\|)___\\
......('o').|)____\\____\\
.....(')(')*|)_____\\____\\
.~.\\==-,,,,,,,,,,,,,,,,,,,-==/~.~.~.~.
~.~\\_~....__...__....~___/~.~.~.~.~.
.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.


Te deseo de corazón un lindo fin de semana junto a tus seres queridos... Ojala´que el frio no los esté haciendo sufrir.
Aquí con calorcitoss.. jeejeeee..!
Ya.. cuídese mucho.. vale!
Bss
-yo-

Daniel de Witt dijo...

Pienso lo mismo que vos y sinceramente, no le encuentro ninguna explicación racional.
Muy bueno el blog.
Un abrazo.

Sonia Cautiva dijo...

Alejandro:
Tu nota es muy buena poque refleja lo que se ve cotidianamente.
A mí se me ha ocurrido pensar que los genes tienen mucho que ver.
¿Has paseado por las habitantes de otros países y has encontrado humildad (¿en Francia, donde si no hablas su idioma no te contestan?), en Italia(¿donde las aceitunas siguen siendo las más grandes y viviendo en Argentina los años que quieras numerar, no terminan de hablar nusetro idioma?), los del norte(¿que mandan al frente tanto a la guerra o a los torneos deortivos a los latinos o africanos?), lo brasileños(¿que dicen ser los mejores del mundo?). Puedo seguir enumerando todavía la flegmasia inglesa o los reinados de España y otros tantos. Creo, que lo nuestro está en los genes. Si no, fíjate en los apellidos de los que poblamos nuestro país.
Hace poco murió una prima de mi padre , catalana, de 85años y siempre aseguró que no necesitaba ser ciudadana argentina.
LOS GENES, ALEJANDRO, LOS GENES.
Para mí.
Escribes tan bien que da gusto leerte aunque en algunas cosillas disienta.

César Ferri dijo...

Hola colega!!!

Casi sin saber cómo (bueno, no todo tiene que merecer su explicación), llegué a tu flog.
Quizá en otro momento me explaye sobre algún posteo.
De momento me conformo con ir conectándome con gente que juegue para el mismo equipo (mental); o al menos con los mismos colores en la camiseta.

Dejo mi abrazo, y mi invitación a que pases a visitarme.

Ternura, Arte y Rebelión!