¿Nos verán volver?


Hace dos años, yacía en mi lecho de convaleciente, después de haber sufrido un Paro Cardio-Respiratorio (PCR) y seis días de coma farmacológico provocados por un ataque de asma (véase este post). Esa noche vino a cuidarme mi mejor amigo, rockero de alma, y me dio una noticia que fue como un mazazo: Gustavo Cerati había sufrido un ACV tras un show en Venezuela y estaba en coma. No podía creer la noticia (como muchos de mis allegados no pudieron creer cuando ocurrió mi ataque). Uno se niega al principio a cualquier novedad que no quiere, hasta que luego va aceptándola y resignándose o esperanzándose de acuerdo a como siga la situación…
Desde aquel día, Gustavo está luchando para salir de su encrucijada, de su sueño en el cual estará preparando hermosas poesías, imágenes sublimes y todo lo que ya nos tiene acostumbrados, aunque seguramente potenciado aún más. Sus signos vitales van mejorando muy lentamente pero progresan y su mamá, Lilian Clark, pelea como una leona por su cachorro a quien no deja de acompañar en su lucha cotidiana, esperando todos los días que al fin abra los ojos al mundo y nos deje a todos tan pero tan felices.
Yo, en cambio, con mucha más suerte pero con padecimientos también, vengo batallándola desde el mismísimo día en que salí del hospital, también acompañado por dos fieras en lucha como son mis padres que cada día despiertan para emprender las múltiples tareas que significan atender a un paciente en rehabilitación: asistir al hospital a pedir mis nuevas recetas para adquirir los medicamentos que se van terminando, gestionar ante la obra social las recetas que necesito-a veces más de una vez por temas burocráticos-, acudir a la farmacia (y pelearse porque las recetas siempre tienen un defecto que corregir), llevarme a los distintos profesionales a los que concurro, ayudarme a realizar mis múltiples caminatas diarias para rehabilitarme en las barras paralelas que le hice construir a mi papá en el fondo de la vivienda, etc., etc. –quien tenga algún familiar a quien rehabilitar sabe bien de lo que hablo…-.
No es que quiera establecer ningún parangón entre los problemas de Cerati y los míos ni mucho menos asimilar importancias entre lo que nos pasa a una estrella internacional y a mí. Simplemente mantengo permanentemente en mi mente que desde casi el mismo momento los dos dejamos de vivir nuestras existencias normales y pasamos al submundo de quien intenta salir de esa prisión que es la falta de salud, lo cual lo deja fuera del sistema por un término que ni siquiera puede saberse con certeza.
Hace unos días, Lilian contó que Gustavo ya mueve la cabeza cuando escucha música y que aumentan sus signos vitales cuando reconoce su voz. Todo un síntoma de mejoría que no hace más que esperanzarnos en su pronto regreso. Mientras tanto, yo llevo caminados 500 kms en mis barras paralelas en diecinueve meses, y si bien no logro aún mi independencia logré mantener mi peso y mi figura (tranquilamente podría pesar 15 ó 20 kgs. más) y tener mis piernas sin edemas, algo que nunca ocurrió gracias a Dios, además de tener buena movilidad general y poder trabajar vía Internet.
Todavía debo decirlo en modo potencial, pero quizás, un día, Gustavo logre despertar de su sueño y pegar nuevamente un salto arriba del escenario a brillar como siempre con su talento, sus poesías, su música y su imagen y yo pueda, desde el campo, “saltar” y cantar cada una de sus canciones en algo que se me transformará, seguramente, en un rito “stereo” de haberle ganado a la muerte. ¿Vos qué opinás…?

8 comentarios:

GABU dijo...

La vida siempre da revancha,a veces cuesta ver dònde se encuentra esa grieta para poder filtrarse y continuar peleàndola,pero estar,està,la posibilidad de seguir en esta lucha del dìa a dìa que se llama vida...

P.D.:Me acuerdo de aquel pòstulo en el que contabas còmo asistìas a tu velorio,paradòjicamente no comentè,vaya uno a saber porque?!

Lo bueno de poder mirar hacia atràs,es saber que uno definitivamente la esta contando!!! ;)

BESITOS TERAPÈUTICOS :D

Pedro Jáuregui dijo...

Hola Alejo: Para comprender lo que tu expresas hay dos alternativas: vivirla directamente o a través de segundas personas. En ambos casos 'resucitar', no es lo importante sino aprovechar la segunda oportunidad que nos da la vida y creer que todo se puede si tiene fe en uno mismo, en quienes nos rodean y que hay alguién que nos protege así muchas veces lo dudemos. Me alegro por el hermano que tengo algo lejos en la distancia pero cerca para darle un abrazo a través de la red y compartir un mate. Felicidades.

Ana María dijo...

Querido Ale: Que bueno que pudas contar en tu haber(pese a todo lo malo de la situacción)con una segunda oportunidad,ya que no es algo muy común pero lo más impor tante de todo es que puedas y sepas aprovecharlo.Además me alegra mucho el reconocimiento a tus padrers porque realmente es u na tarea titánica.Un beso enorme y fuerza.

Mercedes dijo...

Hola Ale, nadie nos dijo que el camino sería fácil, y cuando se nos complica, nos fortalece y nos enseña a valorar lo que realmente es importante. Sabés que te quiero mucho, y sé que todo será un mal recuerdo, ojalá que pronto. Muchos besos y siempre te estamos esperando los miércoles a las 21hs.

Anónimo dijo...

Ale...

No sabemos, nunca se sabrá, por qué Cerati sigue navegando en un océano de mundos inciertos (al menos para nosotros) y VOS estás AQUÍ, viajando “entre mochilas cansadas”... pero VIVO.
NO soy de los que creen que TODO LO QUE SUCEDE CONVIENE, pero sí estoy segura de que NADA BUENO SUCEDE POR QUE SÍ.
Dale, Negrito... ya falta TAN POCO! Para dejar atrás (por fin y definitivamente) esa prisión que conocés tan bien; para saldar la última cuota de una entrada que te resultó demasiado cara. Para pisar, firme, el campo que te espera desde hace billones de instantes.
Y en ese momento, no sé si va a estar Gustavo cantando sobre el escenario. Lo que sí te puedo asegurar es que ahí ya estamos esperándote todos los que TE QUEREMOS SIN MEDIDA. Los que llevamos tatuado en el alma el ORGULLO infinito de compartir la Vida con VOS.
Los que te fuimos “viendo volver” desde el primer momento en que naciste de nuevo.
Un abrazo,
M@ris@**

Luis Eduardo Campos dijo...

Hola: Siempre trato de observar lo que sucede y termino pensando que todo lo que nos viene encima, que toca nuestras existencias de manera substancial, es un canal para llegar a una conclusión y de allí obtener; llegar a tener la posibilidad de adquirir una enseñanza. Yo también tengo lo mio...Mal o bien llamado, esa suerte; pues en definitiva la palabra suerte no es sinónimo de cosa afortunada sino que es Destino. Cabe entonces la posibilidad de acoplarnos a esta clase de suerte y hacernos amigos de ello, como para que eso, que muchas veces parece insoportable, tenga aristas de tolerable. De esta forma poder convivir; escuchar esa voz de lo que nos vino a visitar y así poder sacar esa conclusión para poder ver, que es lo que debemos aprender. Puede ser que debamos detenernos a ver o a escuchar, algo que estaba viniendo,seguramente, desde nuestro adentro o desde nuestro exterior y de la otra forma, nunca lo hubiéramos podido advertir. Eso, nunca lo podemos saber de antemano, simplemente sobreviene y hay que inevitablemente darle cabida; sin embargo, como dije antes, no es tan insoportable si logramos generar la capacidad de la tolerancia. Entonces allí la habremos aprendido y luego solo nos queda saberla, poder manejarla y aplicarla. En definitiva, terminar de tomar las riendas de nuestras propias vidas en forma definitoria, para al fin, conocerle a nuestro SER, todos los rincones que antes eran oscuros y que desde allí en mas; seguramente se habrán de llenar de luz para poderlos ver. Te deseo que sea así y que pronto te logres soltar de todas tus ataduras. Un abrazo...Luis

Nora Adámoli dijo...

No pensé que me movilizaría tantos sentimientos. El día que pasó lo de Gustavo quedé fría, aunque pensé que, como dentro de todo es joven, se levantaría con cierta facilidad. No fue así, lamentablemente, pero tengo fe en que puede pasar. Es difícil, pero para mí, los milagros existen. Él nos dio muchas satisfacciones, ahora le toca recibir una de las tantas que nos ofreció.

Un gusto volver a pasar por aquí. Un besote, Ale!!

Mastu Decley dijo...

Querido Ale, hace unos días en un robo le pegaron 2 tiros al vigilador más alegre y servicial que pude conocer, todavía lucha por su vida, en coma, lo saludé el sábado antes del dia del padre, está por ser papá...que mala costumbre que tenemos de andar "sanos y salvos" sin valorarlo en su justa medida, sin agradecerle a Dios cada día porque todo se nos haga tan fácil.
Y como no admirar y aprender de tantos luchadores, como vos, Gustavo, y tantos otros, junto a los otros incansables seres queridos que los cuidan !